Friday, September 16, 2016

Poemas de Chile 2

Comienza a trepar
una elegía
por la corteza roja de copihues y sandías
Desde donde nacen los ríos
hasta los acantilados del Pacífico
Desde la puerta de fierro
del ferrocarril sobre la arena
hasta las ánimas mutiladas
de una Patagonia invadida
Sobrevuela el rigor
como viento felino

Los socavones del carbón tiñen de luto la tierra prometida
Las espátulas apátridas
de la geología del oro
nunca se detienen
Los molares disgregados
del archipiélago usurpado
se cubren de estigmas,
son hielos crujientes que mueren
El silbido azul de una cometa
Anuncia renacimientos
Los ballenatos huérfanos
transitan el golfo de penas
Una ronda de volantines fluye
por las poblaciones de la tierra mustia
Vierte inocencia la cueca brava
las borracheras son estrellas fugaces
que desahogan dolores
tatuados en la frente
El bramido del mar trepa las colinas
Y las latas de zinc instalan de nuevo
sus historias en los conventillos
Las barriadas rebasan su duelo en la memoria
y el vino caliente sabe a esperanzas y renaceres
Chile es la lid constante
para sobrevivir a la dominación
Esquivando la traición espuria
de esa almidonada codicia
que cada septiembre
bendicen los tedeum

Wednesday, September 14, 2016

Poemas de Chile 1












Troquelando palabras
como pequeñas agujas que sostienen
la negra geografía de tu pelo
me sorprendo encantado por una memoria incandescente
que te mantiene en mi sangre
con tu perfume, tu risa, tu mirada de fuego
Entonces, quedo anclado,
bebo de tu zubia refrescante
y sigo vehemente
Amándote sin freno
Fantasioso de secretos
Verbo clandestino para reventar la noche
Y el zumo del sol, la zanahoria y la naranja
Invade el chocolate adictivo de tu piel
Y me levanto pletórico
Absurdo en arrecifes
Desafiante cada día
Partiendo con un beso
a cambiar la mañana,
Saludar a los perros del barrio
Al suplementero que abre las auroras
Al trabajador que limpia la ciudad cuando amanece

La sangre lleva el cuño de tu alquimia
El verbo trota laberintos
seguro de cruzar la incertidumbre
Asido a un gajo de naranja
o al espíritu travieso
de la chirimoya alegre.
Porque es septiembre
y la vida derrotó a la muerte.

Hernán Narbona Véliz, 14 de septiembre de 2016.