Monday, December 31, 2012

Jirones de Infancia


Mi papi compró un corte de casimir Bellavista Tomé color café oscuro en el Bar “Donde Nunca se supo” . Seguramente, hizo un trueque ciudadano, recibiendo la pieza de tela como pago por algún brasero de fierro o una plancha a carbón que él solía fabricar para su familia y amigos. El punto es que llegó feliz a casa con la pieza de tela y mi madre decidió llevarla donde la Señora Esterbina, modista amiga que vivía en una casona del cerro Florida, a dos cuadras del ascensor. Ya el viaje era una aventura. Yo tenía unos 8 años y me encantaba ir a esa casona de dos plantas. El motivo era una niña de mi edad, flaquita y coqueta que se llamaba Marcela. Con ella jugaba mientras las mamás tomaban onces y compartían sus historias.
Del casimir  salió un terno con dos pantalones largos y un abrigo, lo cual me significó ir muchas veces a probarme la ropa, en el taller estaba la tela cortada, llena de tiza y de alfileres. De mis visitas salió un romance secreto con Marcelita, besitos en el corredor de la casona. La ropa de excelente factura era amplia, “crecedorcita” como la pidiera mamá. El color café me acompañó por años. Por casi tres años vestí esa ropa de tan buena calidad que no se terminaba nunca, por más que tratara de gastarla. Cumplí 10años, mi padre ese año enfermó y estuvo muy grave, entonces mi madre que era mujer de fe, comprometió una manda si se mejoraba mi padre, mi hermana vestiría un año de Lourdes y que yo mantendría por un año la vestimenta de los curas franciscanos del cerro Barón. Así fue que terminé mi primaria de café, mi padre mejoró y mi hermana dejó de usar sus vestidos blancos con cinturón celeste. Pero el abrigo café todavía me quedaba bien y pude usarlo como hasta los 12 años  cuando ya iba en segundo de humanidades.
El color café de mi infancia hoy se ha vuelto sepia y engalana mis mejores recuerdos, el más puro amor, las bolitas, el trompo, los inviernos que no me hacían mella y un tropel de ilusiones que flotaban entre adoquines, trolebuses, el túnel del ascensor Polanco con su vertiente y sus fantasmas.

Hernán Narbona Véliz, 31 de diciembre de 2012.

Friday, November 02, 2012

En el día de los muertos



Desentendernos  de los muertos es una defensa inconsciente que desplegamos por  el temor a ese trance indefectible y sorpresivo que es la muerte. 
Sin embargo, si se asume que ese paso llegará y podremos cruzar en un instante dimensiones astrales hacia un nuevo desafío de vida, quizá diferente en las formas, pero similar en la esencia, no deberíamos temer.

En el paso terrenal cotidiano, nos abrumamos para ser consistentes con nuestra historia y nuestros decires. Pensamos en el legado que podremos dejar y la ansiedad frente al olvido suele aparecer en el horizonte. Dicen que los muertos viven en el recuerdo que dejan en quienes les conocieron. Cada cual es una historia, una pompa de jabón que aparece y desaparece en el universo. Que ese cordón espiritual nos liga a los seres queridos, a nuestros progenitores, a nuestros amigos y a las familias de donde provenimos. Tal vez eso sea real, porque he sentido que ellos se comunican, ya sea para darnos protección o para buscar la solución de temas pendientes.  Por eso, camino conversando con mis padres en momentos de presión,  intuyo que estoy en sus preocupaciones aunque ellos tengan las propias en su nuevo espacio y tiempo.

Sentirse nutrido y protegido por el amor de una abuela cariñosa te da ocasión también para agradecerle y pedirle perdón por las veces que fuimos insolentes con ella. Repasar tu historia en un instante es una de las situaciones que, se dice, se  produce en el momento final, si es que tienes el tiempo concedido para una despedida. El bien morir es hacerlo rodeado de amor, disfrutando el aroma de los jardines que cultivaste y retirando las espinas que hirieron tu caminar. Aspirar a ese bien morir es sentido de levedad, de finitud. Lograr ese bien morir es una gracia que se debe pedir, para vivir en la luz del amor y del bien hasta que llegue la hora de despedida.  

La oración es la conversación espiritual que permite la conexión con otras dimensiones y mediante ella las personas hilvanan sus diálogos. Desprovistas de materia las personas son sentimientos, almas que reflejan lo que han acumulado en su vida, en su libre albedrío, en términos de errores o aciertos, en el aprendizaje y evolución espiritual. Por eso  necesitan conversar desde una dimensión que ya ha superado las veleidades de la materia y orar en nuestra realidad humana es una forma de acercarnos a la meditación que nos conecte con esos planos astrales. Lo cual es transversal en las distintas culturas y religiones del planeta.

Periodismo Independiente, 2 de noviembre de 2012.

Saturday, October 13, 2012

Soledades


Cuando la soledad cala tus huesos, te sumerges en la multitud para vivir el espejismo de un amor virtual y te consumes de pena, sonriendo.



Las ansiedades se multiplican en las dunas grises de tu soledad. 
No alcanza la noche para incubar un príncipe azul y por eso te quedas embalsamada como estatua de sal, anclada a un dolor tan lejano que ni siquiera alcanzas a reconstruirlo, simplemente cargas con él y tanto es el peso que tu andar languidece en una pena infinita, sin sentido. 

En la intima soledad que te desvela, crees descubrir la punta de la madeja para desentrañar tus dolores, pero llega la aurora, estás muriendo.

Tuesday, September 18, 2012

Apuntes a la partida, 18 de septiembre 2012

Reencuentros e historias entrecruzadas en medio de las efemérides y las nostalgias, septiembre transcurre como un remolino de juegos costumbristas, ardiente de besos escondidos por la enramadas, apareciendo escondidas las palabras que el pudor callaba. En el desorden de septiembre se quiebran las tinajas y la chicha fresca irrumpe en las imágenes de bisabuela, entre grandes paltos, con aromas a platos de greda rebasados de pasteles de choclo dorados de azúcar y sueños. Entreverada en la hierba se levantan las primeras mariposas de la primavera y acurrucado en mi vieja terraza, disfruto ver reír a los hijos y me saltan las lágrimas cuando hago un brindis con mi nieta quinceañera que me presenta su primer amor y lo siento a la mesa, que crece cada día. Y al medio, con los buenos amigos, tú, como una viga maestra de todo nuestro proyecto vital, elevando volantines multicolores cuando estás con tus hijos y diriges, aconsejas, gruñes y amas al unísono. Suena una algarabía de petardos en la bahía y con ellos despido septiembre, justo antes de partir a nuevas estepas nortinas, llenas incógnitas y silencios.

Tuesday, September 11, 2012

"Qué hacer con la tristeza"


  • BUENOS DÍAS HERMANOS DEL PLANETA.QUE SEA UN DÍA PLENO DE LUZ .FELICITACIONES,AUGURIOS A TODAS LAS MAESTRAS.

    NOCHE COMPARTIDA

    ¿Qué destino negro
    se colgó en los pies
    de nuestro calendario?

    La distancia no borrará huellas
    en nuestras almas.


    La nostalgia ,de cómplices noches,
    las alivio con un poema.

    Con la tristeza,
    no se qué hacer!

    Rosalba Pelle /2012

    Mi respuesta
    Con la tristeza dibujá un tango, 
    asi le das laburo y la hacés productiva, 
    la instalás en la Recoleta
    y la alquilás a las lloronas de las funerarias ABC1

    La tristeza puede desplegar sus frustradas seducciones
    entre borrachos suicidas.
    Ser copetinera del averno y hacer streep tease
    para los noctámbulos
    que se fuman las madrugadas
    rumiando soledades.

    Finalmente, la tristeza
    se acuesta con la fatalidad
    en incestuosa orgía.
    Drogadas y esqueléticas
    desparramarse por la aurora,
    vampiresas huyendo de la luz
    de mi alegría.



  • Rosalba Pelle Mancuso Tomaré tu consejo,dibujaré un tango.Gracias amigo.Un abrazo infinito

Thursday, September 06, 2012

Desvelado


Piso por tinieblas retorcidas
levitando por espacios limítrofes a la muerte
Esquivo los espinos y las alambradas de púas
Vuelo en tropel de luces,
hay música de trompetas rodeando el planeta
Me asumo condenado a una eternidad de silencio
Los goznes de una puerta milenaria auguran calvarios

Sin embargo, abro insistente
rendijas de vida entre desiertos
Descubro que las rocas son sus verdaderos habitantes
Intuyo sus dramas de cobre y níquel en velocidad cero
Mis correrías de siglos son apenas una raya en la arena
Todo se resume en un suspiro, el último hálito de un sueño
Lo que permanecerá como chispa,  burbuja silvestre,
hasta mutar al infinito, vaciando sus colores en un instante

Vocifero mis negaciones humanas
y respondo a los ángeles custodios
con irreverencia inexcusable
enredado en mi libre albedrío
con mis crepúsculos separando capítulos
de un inmenso libro que no tiene lectores

Aferrado a la telepatía de lo mágico,
detengo el tiempo
y me reconforta sentirte en la madrugada
retozando en tu tibieza

Me subo sobrecorriendo a tus carros alegóricos
Y me sorprende la maravilla de amanecer a tu lado
Simplemente, amándote, un día más.

Saturday, August 25, 2012

Poderoso...

Poderoso,
No dejes que la poesía se cuele por las rendijas de tu investidura. Puede llegar a ser un escalofrío que no soportaría tu anquilosada estructura. Una corriente de aire que de pronto te conecte a la muerte. No dejes que irrumpa mi palabra en tu discurso de excusas y mentiras, podrías sorprenderte soñando o recuperando el rubor de tus inicios, mientras toda la parafernalia de tu estantería de autoridad recalcitrante, claudique en el ventarrón libertario que tanto te asusta. Mejor cierra los postigos, cuenta tus monedas y escapa de la filosa lengua de los poetas del planeta.

Saturday, August 04, 2012

Rosa y Hernán

El siguiente es un poema que nos regaló Jaime Contreras Páez, para nuestro aniversario de matrimonio número 30. Era un momento muy duro para nuestra familia y quizás el poema lo refleje con la pluma señera de Jaime. 

ROSA Y HERNÁN

De la tierra de Valparaíso
y de la emancipación del pueblo
nació este amor.
Se deslizó entre verbos
y compromisos
y banderas.
Se irguió entre carreras
y risas brillantes como relámpagos
y oleajes de esperanzas
y temores rompiendo como olas furiosas
sobre los roqueríos de la voluntad.

Corrió y sumó fines a los fines.
Atravesó humos. 
Burló cacerías. 
Humilló al espanto. 
Persistió.

Perduró entre hijos bienamados y silencios,
desde la cocina hasta la solidaridad.
Doblegó a la muerte. 
Pervivió. 
Y viene volando victorioso 
entre nosotros.



Jaime Contreras Paez , 6 de Agosto de 2003.

Saturday, July 28, 2012

Semblanzas cómplices


Semblanzas cómplices
¿Y qué de tu piel? Cuando cautiva de temores, callas el temblor de tus rodillas, cuando se cubre de rocío tu espalda altiva, cuando tus pechos se encumbran insolentes y autónomos. 


¿Qué hay de ese calor que empapa tus mejillas?  Tus silencios no alcanzan a bloquear las ansiedades. Se percibe en tus labios un tronar de murmullos. Intuitiva de goce por almohadas prestadas y por tardes ajenas. 


¿Qué de tus disculpas mentirosas? Se confunden tus montes, ya palpita tu vientre, hay sutil desenfado en tu paso ondulado, la casual performance de desnudas arcillas, se encarama en tu cuello, es perfume de cuentos, es el grito felino con que arañas mis sueños.


¿Qué del fluir de tus locas fantasías? Son las hojas caducas de un otoño rebelde. Esta tarde yo exploro la inquietud de tus muslos como fuente de éxtasis que rebasa sus fuegos.


¿Qué del misterio  con que envuelves prohibidos recuerdos? Simplemente, quemarnos en el rito del sexo. Apenas derrumbarnos de placer,  ser amantes. Luego,  un guiño de silencio y ese beso clandestino que jamás ha existido.


HNV, 29 de julio de 2012

Wednesday, May 16, 2012

reflejos de otoño

El viento norte con sus lenguas afiladas lame los eucaliptus en la cúspide de la tarde. Gaviotas buscan las techumbres graznando nerviosas, Una ansiedad ploma eriza los ladridos lejanos. Hay silbidos que surgen de los lateríos de las casonas derruídas de Valparaíso. Pareciera que la lluvia prepara sus vestidos para danzar por las quebradas sus malambos de musgos, arrastrando los rastros de la miseria que los hombres van dejando en su depredación de la tierra. En medio del crepúsculo, los sonidos se multiplican, en un hálito de sensatez, sirvo un café, busco una manta y me acomodo en la terraza, con un café humeante, a esperar lo inevitable, hasta que el frío cale mis huesos y algún crepitar de braseros me vuelva a la vida, doble mis nostalgias y me ponga de cara al viento norte a recibir en los ojos una garúa reconfortante que disimule mis lágrimas y  despierte de nuevo mis ansiedades recurrentes de volver a estar junto a ti.

Saturday, May 05, 2012

Enfermera

Me deslumbraba tu cofia almidonada, tus zapatillas blancas y tu capa azulmarino. Flotabas en las salas del oscuro hospital. Eras ramillete de lujuria en mi febril delirio; no sabía si eras un ángel o la voluptuosa anfitriona del averno. De cualquier forma, anhelé besarte y dibujar tus senos. Nunca he sabido si te imaginé o fuiste realidad fugaz en el tráfago de mi adolescencia de duraznos.

Mi poesía celestina

Gracias, poesía, que me permites infiltrarme en sus poros y mirar desde sus ojos, fluir entre sus lágrimas o ahogarme en sus carcajadas de gozo.Gracias, celestina cómplice, que me permites declaraciones de amor a diestra y siniestra. Gracias por regalarme tu libertad para inventar pasiones en vino, desde el púlpito de cada madrugada.

¿Cuál es tu ruta poética?



¿Poesía de sensibilidades, de antenas planetarias o poesía etérea, con exploración de universos intimistas? ¿Cuando cada cual? ¿Será mejor quedarse en lo intangible y transversal, en lo abstracto y recóndito? Pero,los poetas de la tierra toman la honda como David frente a Goliat y disparan utopías por las murallas ajadas de las urbes. Los poetas oníricos se convidan a tomar té para compartir devaneos dentro de cúpulas de cristal, blindados al dolor externo, ya les es suficiente con el propio. ¿En cual de estos dos mundos te quedas?

Mi arca

Cuando logras construir tu propia arca y colocas en ella las simientes de tu historia, le agregas la esencia de los besos y la nostalgia hecha jirones de una infancia fugaz, estás listo para navegar turbulencias. En tu tripulación colocarás a tus seres queridos, las fotos atesoradas, tus fieles mascotas, la planta de vida, y así irás tranquilo, como en una ronda, con las manos entrelazadas y sin ningún temor, con la armadura del amor cubriendo tu pecho y una luz azul protegerá tus pasos de la oscuridad. Saborearás un vaso de vino y una oración te llevará al sueño y nada ni nadie irrumpirá en tu castillo.

Thursday, March 01, 2012

Desolación de la Envidia


Desolación de la Envidia

Con negras uñas el desamor marcó tu destino
Elegiste inclinarte ante el dinero
El engaño se prendió a tus palabras,
La envidia ha corroído tus ojos
Mientes con naturalidad,
 traicionas con destreza
Los lazos de hermandad murieron
Ya no miras de frente ni sonríes
Eres desconfiada hiena  sanguinaria

Transeúnte de la noche,
blasfemas tras tus arrugas
Los caminos del mundo te han anclado
La avaricia te ciega
Atesoras las cosas
y las cosas te hunden en grises pantanos

Ya el sol no llega a tu cuerpo
Son tus puños apretado gesto de rencores
No eres quien fuiste
Como mala persona hoy atraes la miseria
Y me da pena que en tu despeñadero
por generaciones estarás maldita.

No me pidas que mi último aliento
lo malgaste
pretendiendo cambiarte


Comarca de los Poetas, 1 de marzo de 2012.



Wednesday, February 29, 2012

Mensualmente

Del libro "Eroscidio, amática contra el desamor" un poema que refleja la odisea de la familia, llegar a fin de mes.

Monday, January 23, 2012

Extrañándote


Musa que despliegas tu aura protectora
Corres por los dunares, construyes castillos
Me dejo llevar, eres épico baluarte
Conduces comarcas naranja, ánforas de sueños

Flotas sin prisa, sonriendo escudriñas enigmas Final del formulario
 El horizonte invade tus ojos constelados
y  justo en el umbral, resplandeces
Abres tu pecho, eres mi oasis
Susurros me arrullan, eres tú, rezando

Sunday, January 22, 2012

Enero de los últimos tiempos


Volví cual travesura dentro del cuento
Hazme un lado en tu lecho
 el sueño viene a curar angustias
la alquimia vital, lágrimas de risa
de tus ojos brotan carcajadas azules
cae la primera hoja del calendario

Llegaste, como siempre, la palabra dispuesta
Un abrazo, un café, amar silentes
Abres voluntariamente tu alma, sólo escucho

Al cabo, regresaste, huelgan las preguntas
Tu soledad y tus culpas muerden  
Besos anhelados surcan tu boca mustia
Cuando tu embrujo me envuelve, revivo
Suelta los lastres que impiden volar