Wednesday, May 16, 2012

reflejos de otoño

El viento norte con sus lenguas afiladas lame los eucaliptus en la cúspide de la tarde. Gaviotas buscan las techumbres graznando nerviosas, Una ansiedad ploma eriza los ladridos lejanos. Hay silbidos que surgen de los lateríos de las casonas derruídas de Valparaíso. Pareciera que la lluvia prepara sus vestidos para danzar por las quebradas sus malambos de musgos, arrastrando los rastros de la miseria que los hombres van dejando en su depredación de la tierra. En medio del crepúsculo, los sonidos se multiplican, en un hálito de sensatez, sirvo un café, busco una manta y me acomodo en la terraza, con un café humeante, a esperar lo inevitable, hasta que el frío cale mis huesos y algún crepitar de braseros me vuelva a la vida, doble mis nostalgias y me ponga de cara al viento norte a recibir en los ojos una garúa reconfortante que disimule mis lágrimas y  despierte de nuevo mis ansiedades recurrentes de volver a estar junto a ti.

Saturday, May 05, 2012

Enfermera

Me deslumbraba tu cofia almidonada, tus zapatillas blancas y tu capa azulmarino. Flotabas en las salas del oscuro hospital. Eras ramillete de lujuria en mi febril delirio; no sabía si eras un ángel o la voluptuosa anfitriona del averno. De cualquier forma, anhelé besarte y dibujar tus senos. Nunca he sabido si te imaginé o fuiste realidad fugaz en el tráfago de mi adolescencia de duraznos.

Mi poesía celestina

Gracias, poesía, que me permites infiltrarme en sus poros y mirar desde sus ojos, fluir entre sus lágrimas o ahogarme en sus carcajadas de gozo.Gracias, celestina cómplice, que me permites declaraciones de amor a diestra y siniestra. Gracias por regalarme tu libertad para inventar pasiones en vino, desde el púlpito de cada madrugada.

¿Cuál es tu ruta poética?



¿Poesía de sensibilidades, de antenas planetarias o poesía etérea, con exploración de universos intimistas? ¿Cuando cada cual? ¿Será mejor quedarse en lo intangible y transversal, en lo abstracto y recóndito? Pero,los poetas de la tierra toman la honda como David frente a Goliat y disparan utopías por las murallas ajadas de las urbes. Los poetas oníricos se convidan a tomar té para compartir devaneos dentro de cúpulas de cristal, blindados al dolor externo, ya les es suficiente con el propio. ¿En cual de estos dos mundos te quedas?

Mi arca

Cuando logras construir tu propia arca y colocas en ella las simientes de tu historia, le agregas la esencia de los besos y la nostalgia hecha jirones de una infancia fugaz, estás listo para navegar turbulencias. En tu tripulación colocarás a tus seres queridos, las fotos atesoradas, tus fieles mascotas, la planta de vida, y así irás tranquilo, como en una ronda, con las manos entrelazadas y sin ningún temor, con la armadura del amor cubriendo tu pecho y una luz azul protegerá tus pasos de la oscuridad. Saborearás un vaso de vino y una oración te llevará al sueño y nada ni nadie irrumpirá en tu castillo.