Tuesday, November 22, 2016

Colectivo Parque Literario convoca a Lecturas Poéticas.

A partir de hoy, 22 de Noviembre, en el Parque Cultural Valparaíso, Ex Cárcel, comienzan las Lecturas Poéticas del Colectivo Parque Literario.

ACTIVIDAD: TERTULIAS LITERARIAS DEL CAFÉ DEL PARQUE

HORARIO: ENTRE LAS 18.30 Y 20.30 HORAS.

LUGAR: CAFÉ DEL PARQUE CULTURAL DE VALPARAÍSO.

ENTRADA LIBERADA.

POETAS QUE LEERAN: 

  • ANTONIO WATTERSON; 
  • CARLOS JOHNSON; 
  • HERNÁN NARBONA VËLIZ; 
  •  
  • MARIA EUGENIA VISTOSO; 
  • JOSE EDUARDO DE LOS RIOS y 
  • FERNANDO SALVADOR.



MODERADOR Y PRESENTADOR: DANIEL LILLO CUADRA.

Wednesday, November 02, 2016

Valparaíso en mi Poesía

Valparaíso

Enredadera de ensueño
en un mágico recodo del Pacífico.

Ciudad fresca, vibrante,
de mil secretos escondidos
en la sutil embriaguez
de sus barrios empinados

Torbellino de sonrisas
Invitando a la aventura lejana

Valparaíso,
Relampaguear multicolor en las fiestas
Reflectores curioseando las galaxias
Cerros cubiertos de metáforas.

Metáforas en busca de luciérnagas
rasgando la sombra quieta de la noche
con el murmullo incesante de la brisa,

Fantasía que se desliza
Por los cables dorados
de los ascensores
hacia la frontera diamantizada
del horizonte

Colegio Rubén Castro, 1963.



Naguilán

Tumbado cual anciano pensativo
El navío duerme en su duro lecho
La soledad pasea con la brisa marina
por la humedad crujiente de sus bodegas
Silenciosos mástiles suplican socorro
a las estrellas

Miles de miradas han rozado sus chimeneas
ya oxidadas por la indiferencia
de la vida
Su quilla se ha herido
en oleajes que azotaron los maderos

Ya las olas acarician hipócritas
la popa angustiada
La noche lo rodea
el viento frío abre aún más sus heridas

Los astros, desde su terraza de luz,
observan al Naguilán en su desgracia
y lo cubren cariñosos con su sueño.

1963, Copihue Tricolor, naufragio en Valparaíso.



A VALPARAÍSO, PRIMERO VOLVIÓ EL RECUERDO

Hoy tienen encanto retardado
la blanca biblioteca del colegio,
nuestros pasos forzados, en puntillas,
esa solterona con cara de silencio

En la libre costanera celestina,
grandes trompos de espuma desafiábamos,
los furtivos pitillos, las cimarras,
los tesoros de anónimas fragatas

Con sus chapas llorosas descolgadas,
un almud de misterio en sus tatuajes,
con su sueño minero en almendrales,
el ascensor Polanco se empinaba

Traía el torreón sobre su arcada
el crepúsculo sembrado de romance,
el puente elegido por suicidas,
todo el siglo prendido
en sus ajuares

Mi recuerdo hoy pisa entusiasta
Se adelanta olfativo, con ansias
Va explorando en braseros de abuela
coloniales vigas fantasmas

Calles altas, adoquinada palma,
mi recuerdo hoy busca su calma
tras las mamparas del cité, protegidos,
hubo pacos durmiendo su guardia

Sube, sube, recuerdo sin trabas
Atesora y rescata del alba
los pitazos llamando a las fábricas

¡Falta tanto en cada manzana!
No hay retén ni caballos que pastan
Las bateas no entonan sus tangos
El pregón ya no cruza la plaza

¡Ay, mi patria, se mustia tu casa ¡
Las esquinas se preñan de rabia
La novena no lleva campanas
Tus hijos escapan o cambian

Valparaíso, el recuerdo hoy en ti se desangra
Basterrica es una calle sin alma

Las postales no alcanzan,
no alcanzan…


Buenos Aires, 1980.



Por nombre, Valparaíso

En el primer sorbo de tu espuma,
en el primer asomo hacia tus duendes,
te llamé, Valparaíso,
enredadera de fantasía
en un mágico recodo del Pacífico

¿Cómo llamarte hoy, andén del alba?
¿Cómo si ya no hay lumbre en tus candelas?

Simple como te vi,
Vas en mi estribo,
Eres ancla central del desvarío.

Simple, como el brincar de tus inviernos,
Alto, rudo y sensual
con siete espejos.

Vengo de recorrer largas bahías
Vendo de remecerme en tus recuerdos.

Padre yo te sentí en astilleros
Padre yo te llevé por cien senderos.

Vuelvo, pobre de mi, viejo y reseco
Trepo hasta el mirador, lleno de viento

Vuelvo casi sin voz
Vuelvo y te trepo
Hay sed de atardecer
Bebo sin tiempo

Puedo por fin morir,
pródigo hijo
Recibo tu perdón,
renazco en besos.

¿Cómo llamarte hoy, pálido amigo,
si fue nuestra amistad
barril de sueños
pendiendo del farol
de algún prostíbulo?

Memorias Poéticas y Licencias para un Reinicio, 1993




De farra en Valparaíso
Hoy he venido a tus patios a escudriñar los recuerdos
vibrar de nuevo tu ritmo, prendido a tu firmamento.

Hoy me instalé en tus alturas para repasar los caminos.
Crepusculares se vinieron los temblores aprendidos,
Las espumas se encendían y el tiempo se devolvía
perdido por cien quebradas, fronteras de lateríos.

Adoquines y escaleras, el pecho late de prisa,
amores roncos de olvidos, de rayuelas y exorcismos

Me traje en mi recorrido un aromo florecido,
tristes aullaban mis perros, encandilados de vinos

Los eucaliptus musitaban colibríes y luceros.
Abuelas junto al brasero, susurran penas de fuego,

En tertulias fantasmales, mis muertos liban gloriados
y el tango surge de nuevo, entre Gardel y Castillo 

Con ponchos de alpaca y cobre,
camufladas de sortijas,
se arremolinan sensuales
las mujeres con tarifa

La higuera duerme reseca,
 las guitarras han partido
Como noche de San Juan,
con ecos de brujos ebrios,
se empina en acantilados
un corazón clandestino

Escapa por ascensores un amante empobrecido,
el pregón de navegantes termina en los lateríos,

La cueca brava aparece,
se me encabrita el deseo,
mosaicos de reflectores anuncian un año nuevo

Yo me estremezco de besos
y el puerto se vuelve niño.


Comarca de Poetas,12 de enero de 2016

Friday, September 16, 2016

Poemas de Chile 2

Comienza a trepar
una elegía
por la corteza roja de copihues y sandías
Desde donde nacen los ríos
hasta los acantilados del Pacífico
Desde la puerta de fierro
del ferrocarril sobre la arena
hasta las ánimas mutiladas
de una Patagonia invadida
Sobrevuela el rigor
como viento felino

Los socavones del carbón tiñen de luto la tierra prometida
Las espátulas apátridas
de la geología del oro
nunca se detienen
Los molares disgregados
del archipiélago usurpado
se cubren de estigmas,
son hielos crujientes que mueren
El silbido azul de una cometa
Anuncia renacimientos
Los ballenatos huérfanos
transitan el golfo de penas
Una ronda de volantines fluye
por las poblaciones de la tierra mustia
Vierte inocencia la cueca brava
las borracheras son estrellas fugaces
que desahogan dolores
tatuados en la frente
El bramido del mar trepa las colinas
Y las latas de zinc instalan de nuevo
sus historias en los conventillos
Las barriadas rebasan su duelo en la memoria
y el vino caliente sabe a esperanzas y renaceres
Chile es la lid constante
para sobrevivir a la dominación
Esquivando la traición espuria
de esa almidonada codicia
que cada septiembre
bendicen los tedeum

Wednesday, September 14, 2016

Poemas de Chile 1












Troquelando palabras
como pequeñas agujas que sostienen
la negra geografía de tu pelo
me sorprendo encantado por una memoria incandescente
que te mantiene en mi sangre
con tu perfume, tu risa, tu mirada de fuego
Entonces, quedo anclado,
bebo de tu zubia refrescante
y sigo vehemente
Amándote sin freno
Fantasioso de secretos
Verbo clandestino para reventar la noche
Y el zumo del sol, la zanahoria y la naranja
Invade el chocolate adictivo de tu piel
Y me levanto pletórico
Absurdo en arrecifes
Desafiante cada día
Partiendo con un beso
a cambiar la mañana,
Saludar a los perros del barrio
Al suplementero que abre las auroras
Al trabajador que limpia la ciudad cuando amanece

La sangre lleva el cuño de tu alquimia
El verbo trota laberintos
seguro de cruzar la incertidumbre
Asido a un gajo de naranja
o al espíritu travieso
de la chirimoya alegre.
Porque es septiembre
y la vida derrotó a la muerte.

Hernán Narbona Véliz, 14 de septiembre de 2016.

Tuesday, April 12, 2016

Trazos cordilleranos

La opacidad del dolor
deviene en risa
En un guiño
Un hasta luego

Los epílogos y los prólogos
se entremezclan desorientados
las memorias quedan flotando
en la Laguna Verde
en el salar de Pedernales
en los pliegos salobres que llevan a
Maricunga

Los recuerdos se agolpan
pero luego discretos se retiran
y queda el silencio
el apretón de manos
la confidencia y la leyenda

En una cumparsita de gigantescos cactus
bamboleas, flaco,
tu noble investidura
de camionero, sabio, payaso y loco

Contando de esos pioneros
hurgados entre cordilleras
y de pueblos congelados
por el espanto

Así has partido,
erguido y señorial,
dialogante de la vida
agnóstico en la muerte justa

Recibido por quien te avisó
sus mensajes de roca
por quien te vapuleó como a un hijo porfiado
y ahora te recibe abriendo su casa

Así te fuiste, a fumarte las galaxias,
sobrevolando sin fronteras  los glaciares
llevando la sonrisa y ese humor cicuta
con que mortificaste
a los necios de tu tierra

Porfiado trabajador de los piques
debutante soldado del Arcángel
preparas de nuevo tu memoria,
repleta de amor, sin pesar alguno.

Con un sueño de dunares
 y la playa limpia de metales
Abrigar los pies de tu Chañaral amado
y dibujar para sus hijos
un nuevo proyecto de esperanza y vida.


Valparaíso, 12 de Abril de 2016.

Tuesday, March 08, 2016

Mujer, siempre

Mujer,
alquimia y aquelarre
Junco que vence tempestades
Fuego que abraza las entrañas
Serpentina, cuentos de hadas 
caligrafía de invierno
bufandas de lana
Mujer,
tierra arcillosa
Fanal de estrellas
Roca y agujas
Memoria larga
Mujer,
vid que me embriaga
Pechos de sueños
Fuerza y cascada
Tejes destinos
Guías mí alma.
08/marzo/2016 Hernán Narbona Véliz @ComarcadePoetas

Tuesday, February 23, 2016

Violines de fuego



Revienta los escrúpulos, sacude el raciocinio
Olvida la majadera presión de calendarios
Canta conmigo un susurro rojo
Emborráchate en  el remolino de un merengue
Fúgate conmigo a volar un vallenato


Saborea la nocturnidad del sudor
Embarazadas de viento, las nubes van pariendo el arco iris
Cabalguemos las auroras
Sigamos los trinos  desordenados de gorriones

Nada quiero con la lógica
Deja seducir tus muslos en el roce de mis labios
Nademos en  las espumas de un cometa verde
Fluya el magma de la vida a borbotones

Déjate llevar por el placer oculto
Plasmemos fantasías en el tacto que explora
Fusionemos nuestros cuerpos de milongas
Libres de prejuicios, las vertientes rompen rocas

Desconecta  ya tu inteligencia
Suficiente lumbre sugiere tu mirada
Ascendamos entrelazados a la cima
Violines gitanos serán nuestra antesala

.


Chañaral, 28 de febrero de 2009

Amiga



Te llamé sólo para remembranzas.
Necesitaba palpar los golfos  de tus mapas.
Inventé tu viento inflando cumpleaños.
Te elucubré piadosa en las redes del sexo,
entregada a mí, mariposario y pestañas.

Te escapaste, inerme, ausente y trébol.
Mi gimnasia teórica fue burda-modem,
figurín del absurdo.
No encontré el hilván y este nudo ciego
me observa como úlcera.

Y me invadió la prisa
de partir a encontrar nuevas fantasías.
Me vestí de bufanda y jockey
para posar el arcaico oficio de poeta.

Me empeciné en vagar por los mercados:
los limones tenían pezones de aromos,
las lechugas trinos de canarios,
y los ajos rostros meditabundos
ante tantos prejuicios.

Los mezclé a todos con la alcuza
de la vieja abuela.
Gocé los placeres de los grandes vates.
Plagié en este almuerzo sin pausa
un paréntesis de tiranía propia.

Y te invité a este patio.
Sureando como septiembre
encumbré mis idilios.

Le hice la corte a las feriantes
y supe, al final de todo,
que mi impostura pobladora
nada tenía de lógica
si mi raíz propia estaba en las pilastras
como olorosa sandía de mi padre.

Libro Eroscidio, Amática contra el Desamor, Propiedad Intelectual N° 69092
del 29 de Febrero de 1988